Archive for March, 2012

El fin de las sillas de ruedas

March 28, 2012

La silla de ruedas puede tener los días contados como principal dispositivo de movilidad. Las nuevas soluciones para la movilidad tienen una ventaja imposible de igualar por una silla de ruedas: permiten interactuar erguido. Estar de pie puede parecer trivial, pero resulta que todo nuestro entorno (vivienda, oficinas, tiendas, …) están pensados para una altura diferente de la que se tiene en una silla de ruedas. Por si eso fuese poco frustrante, una silla de ruedas requiere un espacio para maniobrar demasiado grande para muchas “soluciones habitacionales” actuales.

Los ingenieros de Honda trabajan en un conjunto de dispositivos denominados WAD (walking assistant devices). Los WAD son directamente exoesqueletos para el tren inferior. Fueron desarrollados aprovechando los avances realizados durante la gestación del Asimo en la investigación sobre el equilibrio bípedo. Todavía no es comercial, pero se están realizando pruebas en hospitales americanos. Para que luego otras empresas digan que no merece la pena la investigación en robótica…

Más cerca y más comercial es el Tek RMD. La empresa turca AMS mecatronic ha desarrollado este dispositivo, que viene a ser como un segway que se pliega para ser ajustado al usuario desde su silla de ruedas. Y el que diga que Turquía no es un estado moderno que vea el video de cómo funciona:

La lista se podría extender un buen rato, pero la filosofía es similar. No creo que las sillas de ruedas lleguen nunca a desaparecer pero como se puede comprobar, tendrán que convivir con nuevos y mejores dispositivos.

Para saber más: xakata, Honda Robotics

Esquiando sin salir de casa

March 21, 2012

Los adictos al deporte blanco de latitudes más cálidas tienen ahora la oportunidad de seguir practicando sin siquiera moverse de casa. La compañía alemana SkyTechSport ofrece simuladores de esquí para interiores con capacidad para emular pendientes, pantallas 3D y precios a juego.

La idea es montar un par de esquís (o tu tabla de snow) sobre un par de railes longitudinales. La posición de estos railes obliga al usuario a realizar el mismo movimiento que cuando se desplaza por una pendiente. Los sensores inerciales del sistema garantizan la emulación de fuerzas presentes en una actividad real.

Dejando a parte la “experiencia virtual” lo cierto es que es una máquina de fitness bastante interesante. El entrenamiento de resistencia, fuerza y coordinación puede ser ajustado según la pericia del esquiador y el objetivo marcado. El hecho del simulador hace la sesión bastante más llevadera y emocionante. La parte mala es que comprar un simulador es obscenamente caro (de veinte a cien mil dólares) y una sesión de entrenamiento en sus instalaciones (de Beverly Hills) también se las trae (más de cien dólares).

El gyroboard ofrece otra posibilidad de entrenamiento de snowboard en casa, aunque tendremos que poner nosotros la televisión delante para darle emoción.

Fuente: Gizmag
Más información: SkytechSport

Telemedicina, cómo se imaginaba en 1925

March 20, 2012

La década de 1920 fue increíble para el avance de las telecomunicaciones. La radio fue finalmente adoptada como un medio de masas, y la televisión daba sus primeros pasos. En esos años se vislumbraban grandes cambios, que un pionero, Hugo Gernsback imaginó como pocos. Fundador de la revista Modern Electronics (1908) y después de Electrical Experimenter (1913), escribió un artículo en 1925 que combinaba su fascinación por las comunicaciones radioeléctricas en el que presentaba el diseño de un dispositivo futurista para el año 1975 que aún hoy no vemos.

Ese dispositivo, al que bautizó como “teledactyl”, permitiría a un médico no sólo ver a sus pacientes en una pantalla, sino también poder tocarlos con unos finos brazos robóticos. Básicamente predijo la telemedicina, con un ingrediente adicional: interfaces hápticos.

Un extracto del número de Febrero de 1925 de Science and Invention:

El Teledactyl (Tele, lejos; Dactyl, dedo — del griego) es un instrumento del futuro que nos permitirá “sentir a distancia”. Esta idea no es en modo alguno imposible, ya que el instrumento puede construirse con los medios disponibles hoy en día. Se trata simplemente del teleautógrafo, llevado al mundo de la radio, con algunas modificaciones. El doctor del futuro será capaz de sentir a sus pacientes a distancias. El médico manipulará los controles, que seguirán sus movimientos en la habitación del paciente de la misma forma. El médico verá lo que sucede en la habitación gracias a una pantalla de televisión.

De forma audaz el teledactyl estaba pensado no sólo para manipular el instrumento distante, sino también para presentar resistencia física al movimiento (tal como las interfaces hápticas):

Vemos al doctor del futuro trabajando, sintiendo el brazo del paciente remoto. Cada movimiento que realiza el médico con los controles, es duplicado vía radio a distancia. Cuando el teledactyl sobre el paciente se encuentra resistencia, los controles del médico se encuentran también con la misma resistencia. Los controles [junto al paciente] son sensibles al sonido y al calor, factores importantes para el diagnóstico.

Y una frase épica:

Dentro de 50 años, los ocupados médicos no podrán ver a sus pacientes como lo hacen hoy. Se requiere mucho tiempo y sólo puede ver a un número limitado cada día. Los servicios de un médico son tan importantes que nunca debería abandonar su despacho. Sin embargo, los pacientes tampoco pueden siempre ir a donde se encuentra su médico. Aquí es donde intervienen el teledactyl y la diagnosis usando comunicaciones por radio.

Es una frase interesante porque ese razonamiento sigue siendo hoy el caballo de batalla alrededor de la telemedicina. Y eso sin incluir otra funcionalidad que tenía pensada para su teledactyl: la firma digital

 

Artículo completo: Smithsonianmag

Biosensores de origami

March 19, 2012

Todo el mundo conoce sensores de papel que cambian de color según parámetros como la acidez de un líquido y, de hecho, son frecuentes en tests de embarazo. Sin embargo, hasta ahora emplear este tipo de sensores para tests más complejos era difícil, ya que se requería manufacturar estructuras 3D, tal como George Whitesides había comentado en su trabajo sobre sensores de microfluidos. El proceso requería generar varias piezas de papel mediante fotolitografía, cortarlas con láser y unirlas mediante cinta adhesiva de dos caras. El tiempo de procesado de cada sensor era, por tanto, lento y costoso hasta que un estudiante de doctorado, Hong Liu, pensó que el origami tradicional podía conseguir los mismos resultados a partir de una sola pieza de papel fotolitografiado en menos de un minuto (después de ensayar unas semanas). Una vez construido, sólo es necesario añadir reactivos al sensor, como orina, sangre o saliva, y éste se coloreará si se detecta el biomarcador para el que está diseñado. La cosa mejora si se le añade una pequeña batería: por ejemplo, la sal de la orina activaría dicha batería e iluminaría el sensor en vez de simplemente colorearlo.

La ventaja de estos sensores es que son baratos (menos de 10 céntimos), fáciles de empaquetar y de, posteriormente, montar, sencillos de interpretar y válidos para detectar un amplio rango de enfermedades, desde malaria hasta SIDA. Para más información, puede consultarse el Analytical Chemistry de la semana pasada.

Fuente: Inhabitat

Marcapasos impulsado por el corazón

March 14, 2012

Después de investigar durante mucho tiempo con materiales capaces de generar electricidad a partir de su propia compresión (piezoelectricidad) de cara a diseñar un avión no tripulado que pudiese alimentarse de la vibración de sus alas, Amin Karami y Daniel Inman, ingenieros aeroespaciales e investigadores de la Universidad de Michigan, se encontraron con que su invetigación era más útil en el campo de los marcapasos, de cara a alimentar éstos usando simplemente la vibración del propio corazón. Si su sistema acaba funcionando, los usuarios se ahorrarían reemplazar las baterías de sus marcapasos, con todo lo que ello conlleva en coste económico y personal, operación (quirúrgica) que ha de llevarse a cabo cada 5 o 10 años.

Fuente: Inhabitat – Green Design Will Save the World

Jugando al futbol con mi iPhone

March 14, 2012

El smartphone, el último refugio de los jugadores sedentarios, está amenazado. Los creadores de ‘PhysicalApps’ quieren que juguemos haciendo cabriolas con nuestro smartphone. Para conseguirlo la solución no puede ser más obvia: una preciosa pelota de espuma en la que encerrar de forma segura nuestro teléfono.

La TheO Ball

La ‘TheO Ball’ fue presentada en la pasada feria del juguete de Nueva York junto con tres simples aplicaciones: un juego de patata caliente, unos bolos y otro de preguntas. No es necesario tener un teléfono a tope de gama para jugar a la pelota, simplemente necesita acelerómetros y unas dimensiones compatibles con el receptáculo de la pelota.

Esta sencilla idea puede ser la fuente de inspiración para muchas aplicaciones de rehabilitación, aprovechando la gran difusión que los smartphones tienen hoy día. O al menos ofrecer una coartada perfecta par ir renovando nuestros teléfonos.

Fuente: TheO Ball

Tu camiseta te enseña beisbol

March 5, 2012

En este blog ya hemos hablado otras veces de los dispositivos vestibles. Como no podía ser de otra manera, el deporte de élite está entre los pioneros de la aplicación de nuevas tecnologías, sobre todo si te ayudan a ganar.

Sebastiaan Pijnappel ha desarrollado una camiseta muy especial, la Adidas Wearable Coach. Esta camiseta correla los movimientos clave del pitcher con sonidos. El deportista obtiene de forma intuitiva información acerca de cómo desarrollar su lanzamiento en tiempo real.

Adidas wearable coach

Noticia original: The Perfect Pitch — A Wearable Training System for Pitchers