Alternativa a las torres de telefonía móvil

by

Ingenieros e investigadores de la Universidad de Princeton han desarrollado, en conjunto con otras universidades y centros de investigación, dos proyectos de gran importancia en el área de las telecomunicaciones inalámbricas y el desarrollo de biomateriales. Son financiados por el Departamento de Defensa de los Estados Unidos. Ambos proyectos recibirán 14,5 millones de dólares en el transcurso de los próximos cinco años, con el propósito de avanzar en las investigaciones sobre las dos temáticas. Los programas afincados en la Universidad de Princeton buscan crear tecnologías capaces de transformar las redes de telecomunicaciones inalámbricas y nuevos materiales capaces de adaptarse a distintos entornos y necesidades.

El nuevo diagrama de redes inalámbricas se trata de una opción en telecomunicaciones a gran escala que no requiere torres de telefonía celular o estructuras fijas similares para funcionar. En su reemplazo, se utilizan dispositivos móviles que se van interconectando para permitir una comunicación más confiable y segura. Así lo establece un reciente comunicado de prensa de la Universidad de Princeton. Para poder consolidar esta nueva forma de establecer comunicaciones, se llevan a cabo actualmente diferentes estudios matemáticos y simulaciones en Internet. Los ingenieros e investigadores están concretando estas pruebas con la colaboración de una red experimental denominada PlanetLab.

La segunda investigación mencionada se centra en el desarrollo de nuevos tipos de materiales que sean capaces, como sucede en la naturaleza, de adaptarse al entorno y las circunstancias, reparándose en forma independiente y reforzando su estructura con el paso del tiempo. Estos biomateriales, inspirados por la característica multifuncional que muestran las capacidades de los materiales biológicos, cuentan con una amplia gama de aplicaciones en todos los órdenes de la actividad humana. Como ejemplo del funcionamiento de este tipo de nuevos materiales, los ingenieros e investigadores destacaron el comportamiento de los huesos en el cuerpo humano. Este tipo de materiales porosos (una característica que se persigue en los nuevos desarrollos) se “curan a sí mismos” ante una debilidad o rotura y presentan una condición multifuncional, al trabajar como estructura independiente, resguardo para los vasos sanguíneos, almacenamiento de minerales y cumplir otras funciones.

La investigación encarada en Princeton busca desarrollar biomateriales de característica porosa, similares a la estructura del hueso, que incluyan un sistema de sensores para determinar aquellas áreas que sea necesario reparar en distintos momentos. La investigación toma como antecedente principal los trabajos realizados en la Universidad de Harvard y en el Biologically Inspired Materials Institute (BIMat).

Fuente: tendencias21

Tags: ,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: